Temporada de Barrancos en Extremadura

Recomienza la temporada. Después de un veranillo en abril y de los frescos de mayo, parece que vuelve el calor, ya pronto el verano, y las ganas de barranquear.

Cerezas en el Jerte

Si sois autónomos en la práctica y os juntais con vuestros amigos/as, o si vais a hacer una visita a estas tierras para conocer sus acogedores rincones y gentes, queremos recordaros y pediros:

  • el respeto al medio que siempre debe estar presente en nuestras actividades en la naturaleza, pues la pobrecita cada vez está más sola, y hay mucha gente que la quiere mal y solo para aprovecharse de ella. Montañeros/as, escaladores/as, barranquistas,.. han sido y somos tradicionalmente gente de respetar nuestro medio, pues sin él no habrá actividades, ni vida. Confiamos en todos/as y cada uno/a! así además lo disfrutaremos más.
  • La seguridad, sin despistes, sin dar las cosas por revisadas. Si dejamos posibilidades al azar, quizá se unan malas suertes con otras malas suertes. Si llevamos todo bien atado, materiales y técnicas controladas, previsión meteorológica, caudales, horarios, dimensiones del grupo,.. mejor lo pasaremos y más veces repetiremos. Como se suele decir, más vale muchos “por si aca” que un “pensaba que”
  • No menos importante cuando estemos en el Valle del Jerte y en La Vera, no olvidemos que los caminos son de todos/as, y sobre todo, que estamos en plena “Cerecera”, época de recolección de cerezas, y si bien están bien buenas, la gente de estas tierras están trabajando duro por lo que os pedimos que respeteis los caminos y las zonas de aparcamiento, incluso, si no cuesta, caminemos un poco y dejemos los coches en zonas urbanizadas minimizando el impacto de nuestras actividades. La prioridad la tiene la gente de la zona que está trabajando y cuidando los caminos, pongámoslo fácil y disfrutemos de su hospitalidad. Y no comais cerezas!! Pensad que la mayoría, desafortunadamente, están curadas con pesticidas químicos, y no es muy agradable echárselos a la boca. Mejor comprarlas en los pueblos, que están ya lavaditas y “un poco” libres de toda esa “peste química”. Además hay actos y eventos en torno a esta costumbre y dedicación en el Valle del Jerte. Aprovechad y vividlo.

Por lo demás, a disfrutar!